Hidromiel: la bebida de los dioses llega a Madrid

Para ver el artículo de El Mundo haz click aquí.

Aparece en El Señor de los Anillos. También en Juego de Tronos o Harry Potter, donde el gigante Hagrid o el propio Harry la beben. Y, por supuesto, en la serie Vikingos. También en el poema épico Beowulf. En todos estos escenarios suena a bebidas de dioses, de orcos, elfos y enanos, de criaturas mágicas y celebración. Y en cierto modo lo es. El hidromiel hunde sus raíces en rituales religiosos y mitológicos y está presente en multitud de culturas y civilizaciones desde hace miles de años. En el Valhalla, paraíso nórdico, el hidromiel correría sin límites para aquellos que lograran ingresar en el reino de Odin. Algunas teorías sostienen, incluso, que es la bebida fermentada más antigua conocida por el hombre.

Durante años fue un trago muy consumido, pero el elevado precio de la miel y el descubrimiento de otros edulcorantes como el azúcar, relegó su fama otras latitudes más frías donde las vides sufrían por las condiciones climáticas. En Inglaterra, por ejemplo, su popularidad ha crecido sobre todo entre los consumidores jóvenes. Según la organización English Heritage, sus ventas han aumentado un 10% anual en los últimos tres años.

En España es la gran desconocida de las bebidas fermentadas, pero poco a poco va haciéndose un hueco en el competitivo mundo de los tragos alcohólicos. Sobre todo a partir de los estrenos de las últimas temporadas de Juegos de Tronos. Su consumo crece a tan buen ritmo que ya tiene hasta su propia Copa de la Reina -no podía llamarse de otra manera-, un certamen en el que se elegirá la mejor aguamiel, como también se la conoce. Éstas son las claves de esta bebida.

¿QUÉ ES?

La teoría es simple: una bebida fermentada que procede de combinar agua y miel. Esa mezcla «produce un mosto saturado de azúcares», explica Pablo García, de Grendel hidromiel, que elabora esta bebida en la localidad madrileña de Collado-Villalba. Este mosto será al que se le inocule una levadura, encargada de fermentar la mezcla y crear la bebida final. Es un proceso parecido al de la cerveza y el vino, con los que guardan cierta relación en la elaboración.

«Para fermentar se usan levaduras de hidromiel», explica Pablo, produciendo bebidas que van desde los 5º hasta los más de 15 en función de la mezcla de agua y miel y otros adjuntos, además del tiempo que se deja en fermentación.

¿QUÉ TIPOS HAY?

Aunque la teoría parece simple, la práctica de la elaboración de esta bebida es algo más compleja. Al igual que la cerveza, el hidromiel también se puede dividir en decenas de variedades y estilos, muchos de ellos regionales.

El más habitual es el estilo tradicional, compuesto de «agua, miel, polen y levadura», explica Pablo. Cuando entran en acción otros ingredientes, como la canela, el té, la vainilla o las cáscaras de frutas, son hidromieles de estilo especiado o metheglin. «Si se le añaden zumos de frutas son melomel y si se le añaden alcoholes destilados o levaduras poco frecuentes son hidromieles especiales», aclara Pablo.

Dentro de estos estilos, el nivel de dulzor permite distinguir entre cuatro categorías: seco -con el menor nivel de azúcar-, semi seco, dulce y postre, el que más contenido dulce tiene.

Además, la mayoría no tiene gas, aunque algunos productores sí que optan por darle algo de burbuja.

¿CUÁNTOS PRODUCTORES HAY EN ESPAÑA?

Aunque en nuestro país no es muy conocida, cada año cuenta con más adeptos y productores, tanto a nivel profesional y aficionado. Actualmente hay casi medio centenar de productores entre comerciales y caseros. «Las fábricas se concentran en la Comunidad Valenciana, Barcelona y Madrid«, explica Pablo, «aunque hay productores en casi todas las provincias de España».

La producción en litros es pequeña en comparación con otras bebidas, pero cada año va creciendo. En Grendel, por ejemplo,elaboran seis hectolitros al año, muy lejos todavía de las pequeñas cerveceras artesanas.

¿CON QUÉ SE ARMONIZA ESTA BEBIDA?

Al igual que otras bebidas fermentadas, el hidromiel permite disfrutarlo junto a otros alimentos. Contrariamente a lo que se cree, es una bebida con «gran profundidad de matices», según explica Pablo. Esto permite que haya variedades aptas para consumir con quesos, otras con pescados o frutos secos y algunas incluso con carnes.

¿QUÉ ES LA COPA DE LA REINA?

Es el primer campeonato a nivel nacional de hidromiel en España que se celebra el domingo 27 de octubre. En él participarán tanto productores profesionales como caseros que competirán en cuatro categorías que serán juzgadas por un panel de 16 personas entre las que hay sumilleres, cerveceros, viticultores o hidromieleros.

Durante todo el fin de semana habrá actividades relacionadas con esta bebida: visita a una fábrica de hidromiel, encuentro de hidromieleros y ruta de hidromiel en siete locales madrileños de Lavapiés y Argüelles. Más información en www.reinahidromiel.com

Para ver el artículo de El Mundo haz click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *